Page 8 - Estampas de México
P. 8

Así, “pensando con las emociones y sintiendo con el intelecto” (diría
Fernando Pessoa), el mirón profesional García Moreno se dedica a
perpetuar la belleza del suelo que muchos mexicanos valoran hasta que lo
ven a través de sus ojos, el que vuelve locos a los extranjeros. Lo
inmortaliza en el sentido más estricto, porque luego de más de 30 años
recorriendo el país, varios conjuntos monasteriales y edificios históricos ya
sólo existen en su acervo: fueron reemplazados por la estéril productividad
de un centro comercial o una gasolinera. Es decir que a partir de lo que
retrata (¿qué es lo que deja fuera del encuadre?), el fotógrafo conserva para
el futuro una geografía no hecha de gente ni montañas sino de
construcciones cuajadas de color y significado. Y las complementa con
pistas de lectura que enriquecen la manera de ver: señala dónde se
encuentra lo mostrado y ofrece un breve apunte de su historia. De modo que
cada una es, también, invitación a conocer las muchas dimensiones
estéticas de este país que se desborda de riqueza, a construirle un sentido
de presente y de pasado personal. Insisto: y todo ello en el soporte de una
imagen, por principio efímera pero que se convierte en testimonio de aquello
que Francisco de Quevedo escribió hace siglos: “huye lo que era firme y
solamente lo fugitivo permanece y dura”.

Las Estampas de México de Javier García Moreno estremecen, convocan,
perpetúan. Se tejen de pasión e inteligencia visual, de un auténtico pensar
con las emociones. Encarnan la seducción de un México callado que habla
fuerte. Mucho.
   3   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13